Slider

Ka’ kuxtal, (revivió)

En diciembre del 2012 fue llamado el Árbol de Navidad Natural Más Grande de México, sin embargo, en abril, de este año, el árbol de Ceibo del poblado de Poc Boc, del municipio de Hecelchakán, con más de 100 años de antigüedad, se reducía en cenizas.

El descontento de la sociedad, tanto del poblado, así como estatal, no se hizo esperar, exigiendo a las autoridades más respeto hacia la naturaleza.

 

Pero con la madre naturaleza nada se sabe, hoy en día, el árbol se niega a morir y comenzó a retoñar para seguir escribiendo su historia.

 

Cabe señalar que este emblemático árbol, a pesar de estar registrado como uno de los atractivos que tiene el estado, y que en su momento fuera visitado por los turistas nacionales y extranjeros, ahora está abandonado por las autoridades y son los ciudadanos quienes ahora cuidan de él.

 

Una de las tantas historias que se cuenta sobre el árbol de Ceibo, es que los malhechores, ladrones o toda la gente que se portaba mal, era colgada de él, por su altura, la imagen era aterradora, sobre todo para las personas que querían seguir en el mal camino.

 

Otras de las historias es que en varias ocasiones han visto la silueta de una mujer, quien dice es La Xtabay.

Publicidad Efectiva

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad y Servicios