Slider

El bautizo es imborrable

Concluye la Navidad con el bautismo de Jesús y así dar paso al tiempo ordinario de la liturgia de la iglesia, así lo dio a conocer el obispo José Francisco González González, durante la ceremonia eucarística que ofició en la Catedral campechana, “Nuestra Señora de la Purísima Concepción”.

Abundó que Jesús fue a buscar a Juan Bautista para ser bautizado en las aguas del Río Jordán y al término de ese momento especial e importante como debe el nacimiento, aparece el Espíritu Santo en forma de paloma que le dice “Tú eres mi hijo amado”.

 

Por lo cual, el bautismo es un momento decisivo y debe ser un acontecimiento importante en nuestra vida como lo significó para Jesús, pues esto da pie a una conversión radical para tener el perdón y el encuentro con Dios.

 

“El bautismo es imborrable, pone en nosotros una marca que no se borra del Espíritu Santo, y esa vocación bautismal nos llama a vivir de manera inmaculada y en la santa gracia de la predicación divina que Dios tiene entre nosotros desde toda la eternidad”, enfatizó.

 

Apuntó que desde el bautismo somos sacerdotes, profetas y reyes, así como también nos da día libre para el acceso a la eucaristía por eso si un bautizado no va a la eucaristía, es como un chófer que no maneja o un músico que no toca instrumento.

Publicidad Efectiva

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad y Servicios