Slider

Santuario de Guadalupe

Empiezan los preparativos en el Santuario Guadalupano, en el marco de los festejos del 12 de diciembre, día en que se venera a la sagrada imagen de la Virgen de Guadalupe.

A pocos días del mes de diciembre, ya se empieza a sentir el fervor religioso en los alrededores de la parroquia, la cual albergará procesiones de gremios, peregrinos, guadalupanos, grupos artísticos y culturales, en honor a la aparición de la Virgen de Guadalupe en el cerro del Tepeyac. Banderillas con los colores rojo, blanco y verde, han sido colocados desde lo alto del campanar, también se empieza de delimitar los lugares donde serán colocados los fiesteros, comerciantes y puesteros; aunque aún no se observan a los peregrinos.

Desde la comunidad de Dzununcán, Mérida, Yucatán; Wilberth Celis a sus 25 años recorre más de 1,000 kilómetros de ida y vuelta en bicicleta para cumplir la manda que desde los 13 años se comprometió.

 

Acompañado de sus 3 amigos, cada año en honor a la virgen Morena del Tepeyac emprende el camino desde su natal poblado; en esta ocasión se dirige a San Cristóbal de las Casas, Chiapas; pero antes, decidió visitar el santuario Guadalupano de nuestro Estado.

 

Cansado por haber recorrido sin parar más de 250 kilómetros, relató que su fe no conoce límites y que está muy agradecido por el milagro que la virgen de Guadalupe ha hecho en su vida.

 

Desde los 5 años sufría de ataques epilépticos, sin embargo desde su adolescencia suplicó a la morenita del Tepeyac lo sanara y que a cambio, año con año le ofrecería un recorrido en bicicleta hasta santuarios Guadalupano de diferentes estado en honra y gloria.

 

Llorando, Wilberth reconoció el poder de la fe y del milagro de la Guadalupana, pues asegura que desde el primer año que inició su manda ya no sufre de ataques epilépticos, por lo cual, en agradecimiento continúa su promesa.

 

Relató a “La i” que anteriormente realizaba el recorrido en bicicleta con un grupo de 44 personas que salían desde Dzununcán, ahora, de ellos, sólo quedan cuatro, aseguró que eso no debilita su fe, sino al contrario, lo motiva a ser testimonio vivo del amor de la madre de Dios y llevar el mensaje de sanación donde quiera que valla.

 

Sus compañeros al igual que él creen firmemente en el poder de la Guadalupana y por ello no desisten y a cambio de salud emprenden el viaje de amor, para que durante todo un año disfruten de las bondades del milagro.

 

Los peligros de la carretera son continuos, pero al salir de su localidad se encomendaron al amor de maría y al padre fraterno para que regresen sanos y salvos el próximo 11 de diciembre a Yucatán, con el corazón satisfecho y el alma agradecida y así el próximo año regresar con mucha más fe para demostrarle a sus generaciones que no hay nada que el amor de la morenita del Tepeyac no pueda lograr.

Publicidad Efectiva

 

 

 

 

 

 

Publicidad y Servicios